Clase III: Transcripción – Eje Lilith-Príapo

Le voy a poner en el mudo.

Faltan unos segunditos para empezar.

Vamos a darle tiempo a los que faltan para que entren.

María, Luis me pasó la carta de Julio y la carta de Patricia.

No sé si está vigente.

Sí, en principio depende un poco del tiempo porque tenemos 90 minutos.

Entonces, si hacemos prolijito los tres ejes, quizás haya tiempo para las dos cartas.

Pero en principio nos comprometemos seguro, seguro, seguro.

Y Dios quiera que también podamos hacer la de Patricia.

Sí, sí.

Bueno, ahora sí, ya arrancamos.

Bienvenidos todo el mundo.

Te lo dejo a ti, Jesús.

Vale, muy bien.

Muchas gracias.

Bueno, pues María, compañeros y compañeras, muchas gracias por asistir a esta sesión.

Y abordaremos el asunto…

En lugar de explicar cada eje por sí mismo, que también lo haremos, es interesante revisar el significado de los cuadrantes, de los cuadrantes en astrología, de las casas.

Entonces voy a abrir el…

Un segundito.

Vale, ahí lo tengo.

Vale.

Bueno, entonces, sobre el tema de los cuadrantes, es decir, qué connotación o qué significado tienen en común las casas 1, 2 y 3, que forman el primer cuadrante, las casas 4, 5, 6, que forman el segundo, y las casas 7, 8, 9, que forman el tercero, y las 10, 11 y 12, que forman el cuarto cuadrante.

Entonces hay muchos autores que han escrito libros sobre el significado de los cuadrantes y tal, pero yo me voy a tener a un colega, Vicente Lupo, que tiene un libro publicado que se llama Astrología y Realización Personal, que es este de aquí, que supongo que se puede encontrar incluso en PDF, Ediciones Ovalisco.

Entonces él dice sobre el primer cuadrante, es el de la autoprotección.

Es decir, estas tres casas primeras son las casas a través de las cuales uno aprende a defenderse, a defenderse por sí mismo.

Las casas 4, 5 y 6, que son el segundo cuadrante, es el cuadrante de la expresión y de la manifestación de la autoestima.

El tercer cuadrante, que son las casas 7, 8 y 9, se refiere al servicio que uno presta a la comunidad, pero también la comunidad agradece y manifiesta que eso que uno puede aportar es necesario para esta sociedad.

O al menos, si no la sociedad entera, sí la comunidad cercana de personas con las que nos relacionamos.

Y el cuarto cuadrante, que son las casas 10, 11 y 12, se refiere al premio, a la recompensa.

A partir de ahí, de esta simplificación en cuanto a palabras otorgadas a cada cuadrante, podríamos decir que el primer cuadrante, que es de la propia supervivencia, se complementa con el tercer cuadrante, que es el del conocimiento de los demás.

O sea, conocer a los demás, también que los demás le conozcan a uno, eso es propio del tercer cuadrante.

El segundo cuadrante, que son las casas 4, 5 y 6, que es la casa de la autoestima, comandada por la casa cuarta, es decir, lo que quiero decir es que cada cuadrante el significado esencial se lo da la casa angular de cada cuadrante, en este caso la 4, que es la vinculación a un grupo íntimo de personas, que son la familia, la confianza en uno mismo que deriva de los buenos vínculos con la familia y la capacidad para aprender cosas útiles que luego serán las que nos darán el paso para vivir el tercer cuadrante.

Entonces estas casas, 4, 5 y 6, que son las casas de autoestima y de la familia, se contraponen o se complementan con las casas 10, 11, 12, que son las casas de la recompensa.

La recompensa sería un lugar en la sociedad, acorde con el potencial de la persona.

Bueno, pues este cuadrante, que es la autoestima, se complementa con la estima que la sociedad deposita sobre la persona, que se ha desarrollado una actitud, también unas capacidades y la persona es reconocida por las capacidades que desarrolla, pero también porque esas capacidades que desarrolla se traduzcan en un lugar en la sociedad y que este lugar en la sociedad también genere un reconocimiento, un estatus, un dinero o una posición social determinada.

Entonces nos faltaban, yendo por este eje de casas, el 4 y 10, aquí representaría la máxima expresión de esta complementación entre familia y sociedad.

Pero claro, cuando hablamos del eje Lilith-Priapo, esta complementación a veces no es fácil, es confrontativa, entre otras cosas por las connotaciones que estuvimos explicando en los dos días anteriores.

Es decir, con Priapo queremos acercarnos y no acabamos de acercarnos, es decir, parece que hay una traba, vamos a poner que Priapo esté en la casa cuarta, la dificultad inicial para encajar en el medioambiente familiar, por las razones que sean, por que uno ha nacido niño y se le esperaba niña, o ha nacido niño y se le esperaba niño, o ves a saber qué, cualquier cosa o situaciones que no tienen nada que ver con el bebé, sino con el estado en el que está pasando la familia, por el que está pasando la familia en el momento del nacimiento, esto sería el estado de la familia, la casa cuatro, entonces cuando una persona tiene Priapo en la cuatro y va creciendo con esta idea de que no le han visto, no le han acogido de forma incondicional, luego lo proyecta a través de Lilith sobre la casa diez y entonces en la casa diez la persona de Lilith tiene una actitud quizás en momentos muy demandante, o sea, demanda sobre la sociedad o pide a la sociedad, o pide a la empresa, o pide al jefe, o pide en su contexto profesional, un tipo de reconocimiento que no tiene nada que ver con lo que corresponde al cuarto cuadrante, o sea, el cuarto cuadrante es el reconocimiento que la persona obtiene por el desarrollo de sus capacidades y de tal manera que también sean útiles para la sociedad, cosa que el segundo cuadrante no tiene nada que ver con esto, tiene que ver con el lugar que uno ocupa, que uno ocupó en la familia y que la consecuencia de este ligero desencaje, que es lo de Priapo, desarrolla como una ansiedad o una necesidad extrema de que sea la sociedad la que le acoja.

Claro, esto es un fallo, porque la mayoría de las veces con Lilith en la casa diez, como Lilith tiene que ver con los abortos y con la incertididad, esto quiere decir que este empeño por parte de la persona de conseguir una posición social no hay manera de conseguirlo.

¿Por qué? Pues porque lo que está pidiendo es la consecuencia de una lucha interna o de una rabia o de unas emociones que no corresponden con la casa diez, sino que corresponden con la casa cuarta.

Esta sería una de las posibilidades.

Otra de las posibilidades es que la persona con su Priapo en cuatro, incluso llegando a la edad adulta, no acaba de encajar en la familia, se tomará la profesión como una vía de escape y entonces dedicará mucho esfuerzo a la profesión.

Entonces, sea cual sea el resultado, que normalmente no suele ser el mejor, sino que suele ser infertilidad.

Es decir, cuanto más energía pone la persona en la casa diez, peor le va, porque realmente donde deberían ser las paces es en la percepción que tiene de sí misma en función del lugar que ha ocupado en el seno familiar.

Ni más ni menos.

Luego, otra cosa que también puede ser de interés, si la casa cuatro es la casa del papá, a nivel general, si es la casa del papá y la casa diez es la casa de la mamá, aquí muy probablemente el padre haya sido una persona cuya voz o cuyo papel en la familia no ha destacado, no ha tomado su lugar y la consecuencia es que es la madre la que capitaliza la educación y su influencia sobre la persona que tiene este eje en estas casas.

Ahora vamos a hacer al revés.

Pria pueden diez y Liza en cuatro.

Entonces, Pria pueden diez es la persona llega a este mundo y los premios, porque recordemos que este es el cuadrante de los premios, los premios son la recompensa.

Aquello que espera, aquello que necesita, aquello que necesita que le den, que le den como aliciente para poder ser feliz en la niñez, pues no llega o si llega no es del gusto, no es del gusto de la persona.

Y entonces la persona siente que no la comprenden, que no la comprenden, que tiene que ser más explícito en la demanda, pero como como Pria, si lo comparamos con Liz, es menos reactivo que Liz, menos reactivo, la reacción se llevará a través de Liz en cuatro.

En consecuencia, la persona que percibe su familia como una extensión de la sociedad, porque esto que ocurrió de no encajar o de no tener la sensación de encajar, luego se va trasladando al colegio, luego a la universidad, luego al trabajo, luego a cualquier otro contexto, lo que hace la persona es soñar, porque Liz tiene que ver mucho con los sueños, soñar que tiene una familia, cuando en realidad no la tiene.

O sea, su quimera es soñar, soñar despierto o dormido, tanto da, como que hay una familia o unos brazos que le acogen cálidamente.

Bien, entonces aquí este asunto de Pria Pondiez y Liz en cuatro, como todos los casos, todos los casos que hicimos el otro día y los que vamos a hacer hoy, el propósito no es la consecución, la consecución de algo, ya sea de tipo privado o de tipo público, sino el objetivo de este eje no es la consecución, sino la comprensión de las fuerzas telúricas que hay dentro de las personas, la parte salvaje, la parte silvestre, que está en todas las personas y que se activa especialmente en momentos de frustración.

Entendiendo que la frustración no solamente es que el mundo contradiga lo que yo espero del mundo, sino en cualquier otro aspecto, en cualquier otro aspecto de la vida.

Por ejemplo, si uno pone mucho amor por una relación, por una expectativa de relación y se hace una película por dentro y luego la cosa, cuando se declara, obtiene indiferencia, esto va a generar sufrimiento.

Es decir, el tema de lo onírico, lo corporal, lo salvaje, el inconsciente, el consciente, las luchas entre lo que quiere el humano y lo que quiere la parte animal, estos conflictos no se consiguen con un logro, se consiguen con la aceptación y la detección y la definición de esta parte salvaje que está en todas las personas y que escapa y resiste a todo intento de educación, domesticación, intentos de aclimatarse a las circunstancias, sobre todo si esta aclimatación pasa por alto, que se haga desde el fundamento, desde el cimiento de la personalidad.

Cuando las personas queremos cambiar el mundo, como si empezásemos una casa por el tejado, lo normal es que la casa vaya cayendo y la frustración vaya a peor, porque hay un momento en que la frustración puede convertirse en ingobernable.

Vamos a pasar al otro eje, que es el de la 5.11, que tiene matices también.

La casa quinta es la persona tiene una capacidad, una capacidad creativa, y la persona, el nene o la nena, de buena fe lo manifiesta espontáneamente y los demás no hacen caso.

Entonces la persona entra en un discurso de menosprecio o de minusvaloración y cuando es más mayor lo proyecta sobre la sociedad.

¿Cómo lo proyecta? Con Lilith en la casa once.

Pues, por ejemplo, uniéndose a causas contestatarias o disidentes o revolucionarias.

Dirás, bueno, pero es posible que esta persona tenga motivos para hacer la revolución y proyectarla sobre la sociedad.

Pero claro, es que aquí, en general, la posición de Lilith en once, como es infértil, o sea, como promueve la infertilidad, lo que uno espera conseguir en una acción social también es infértil, porque no sirve para eso que se pensaba.

No sirve para eso, sirve para darse cuenta de que es todo el eje el que está implicado en la revolución.

Claro, dices, bueno, pues si hemos de empezar por una revolución, con Lilith tendríamos una pataleta, o sea, una revuelta que no llevaría nada más que a liberar energía como máximo, pero no a nada más.

Y luego estaría la revolución, la verdadera revolución, que sería la de Priapo, que sería disfrutar con lo que uno hace a plena consciencia y no estar esperando que sea la sociedad o la familia la que nos dé el aplauso de consentimiento.

Entonces nos encontramos con personas que durante unos cuantos años han dedicado su energía a hacerse amigos de personas bohemias, libertinas, ideológicamente extremas, o de ambientes un poco fuera de norma, pero hay un momento en que la persona dice, bueno, pero es que ¿de qué me sirve semejante excentricidad con Lilith Anonce si la parte creativa no le hago caso? Porque entonces estoy repitiendo lo mismo que ocurrió con mis progenitores en relación a estas capacidades, es decir, los progenitores ignoran el gozo que tiene el nene o la nena cuando muestra un dibujo que igual no llama la atención, pero que para esa persona es muy importante con Priapo en la casa quinta, y entonces lo que hace es exigir eso que no ha podido exigir o que no ha tenido la oportunidad de exigir en el núcleo familiar, segundo cuadrante, casa quinta, lo traslada a la sociedad hasta que un día dice, bueno, es que ¿de qué me sirve proyectar sobre la sociedad si este tipo de actos no sirven para lo que yo pensaba construir? Y claro, lo que yo pensaba construir es que una vez habiendo detectado las maniobras reactivas de Lilith en la casa once, uno debería volver a la casa cinco y dedicarse a aquello que más le place sin preocuparse de nada más que de su propio bienestar haciendo lo que hace.

Esto sería Priapo en quinta.

O sea, yo creo que, lo comenté alguna otra vez, Lilith es la señal externa de que algo no funciona.

Cuando una persona con Lilith en la once pone más atención a la revolución social que a su revolución íntima, es que algo no está funcionando.

Claro, ¿qué ocurrirá? Pues que aquí va a haber luchas, luchas de poder, luchas entre grupos, luchas de unos con otros.

Y dices, pero esta persona, ¿qué esperaba con Lilith en la once? Lo único que se puede esperar con Lilith es que esa olla que está hirviendo, cuando empieza a silbar, señal de que el agua está en su punto, pero hay que estar cuidando de que lo que hay dentro no se acabe quemando.

Entonces, claro, Lilith en la once es que habrá gran parte de la energía de la sociedad que seduce a la persona con Lilith en la once y el resultado es que la persona con Lilith en la once pone su energía en fenómenos sociales, pero en el fenómeno más…

que realmente le ayudará a reconciliarse con todo, es Priapo en la quinta.

Priapo en la quinta.

Es decir, yo me hago cargo de que las cosas que me gustan hacer me deben gustar a mí particularmente y si después a alguien le llama la atención, pues adelante, que observe.

Así de sencillo.

Es decir, sin embargo, para que una persona se dé cuenta de lo que quiere decir este eje, pasa mucho tiempo.

Yo casi os diría que este eje, el comportamiento, no el kit de la cuestión de fondo, sino que el comportamiento va variando en función de la edad.

Cuando uno es niño, pues funciona de una manera.

Cuando uno es adolescente y se deja capturar por las modas que ocurren en el colegio, en cosas que vienen por el ambiente, pues uno se apunta a la disidencia.

Cuando llega a los catorce años, que es una de las edades más o menos alrededor, en que el complejo de Edipo se toma conciencia de él y uno planta cara a los papás, que en realidad es una forma de plantarse cara a uno mismo, es decir, yo me reconozco como diferente y tengo derecho a desarrollarme en lo que a mí me parezca.

Luego, cuando uno tiene veinticinco, veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, que es cuando vuelves a turno, uno reconsidera este eje y toda la carta en general, pero este eje, dice, bueno, es que este eje que lo he estado manejando de una manera, ahora debería manejarlo de una manera más responsable, a partir de los veintinueve años, en el que la persona dice, bueno, la sociedad me parece que es necesario que cambie y que haga una revolución, pero yo me doy cuenta de que si la revolución no lo hago primero en lo que llevo dentro de mí, todo lo que yo haga hacia afuera va a ser como construir una casa por el tejado.

Ahora al revés.

Priapo en la casa once, Lilith en la cinco.

Bueno, entonces nos podemos imaginar un entorno inicial en que la persona al nacer se encuentra con una familia, una familia que igual es numerosa o que igual es una familia que está muy relacionada con la vecindad, con los parientes y tal.

Y entonces esta persona, que quizás por tener Priapo en la casa once, aspiraba a ser el centro de la fiesta, se encuentra que es una pieza más dentro del sistema familiar.

Entonces esta persona, para captar la atención debido a ese lugar que parece que no le garantizan, se manifestará a través de Lilith en la casa quinta, que es pruebas contundentes de autorreivindicación.

O sea, la persona se reivindica, pero ¿qué ocurre? Que recibe un castigo.

La casa quinta es la casa de los correctivos, es decir, la casa del aliciente si haces las cosas bien y el correctivo o el castigo si haces las cosas mal.

Entonces, claro, Lilith en la casa quinta, y esto algunos pedagogos lo dicen, bastante y pediatras, es que el niño prefiere ser castigado antes que ser ignorado.

Entonces aquí nos encontraríamos con una Lilith en quinta que en la reivindicación que la persona, el nene o la nena en su tiempo, pero después también las personas adultas, la forma de reivindicar estaría en todo su derecho, en todo su derecho de demostrar la parte salvaje o esencial, aquí va a encontrar rechazo.

Va a encontrar rechazo.

Claro, dices, entonces, ¿qué es lo que hay que hacer? Porque si yo me manifiesto en lo que yo creo que es mi derecho manifestarme y lo que obtengo es un rechazo, quizás debería volver a reprimir.

No, no es la palabra.

Reconsiderar o comprender cómo funciona la sociedad.

La sociedad son grupos de personas.

Cada uno aporta.

El grupo predomina sobre la individualidad.

Los miembros, la familia es más importante, el colectivo, la familia, el sistema, el grupo, el equipo, que una persona sola.

Entonces cuando la persona empieza a comprender la casa once, es decir, si yo considero que todas las personas son igualmente importantes dentro de un grupo y yo acepto este hecho, yo podré estar aprendiendo y compartiendo con los demás.

Pero claro, si esto no lo acepto, mi liliz va a empezar a silbar como la olla de agua hirviendo.

Y entonces dices, bueno, pues claro, la persona, claro que quiere ser considerada, claro que quiere que los demás aplaudan la música que hace o los dibujos que pinta o que aquella chica o aquel chico al cual miro, pues cuando yo me acerque, pues me conteste positivamente.

Y resulta que el chico o la chica te envía a freír espárragos.

¿Por qué? Pues porque el nivel de reivindicación reactiva que promueve el liliz se consigue lo contrario de lo que se gusta.

Si lo que se gusta es producir, y el liliz es abortiva, es improductiva, cuanto más uno manifieste su liliz, más improductividad va a generar su vida.

Bien, vamos a pasar al siguiente eje.

Bueno, aquí tenemos un eje muy interesante.

A veces creo que las palabras que se utilizan para definir estas casas merecerían un desarrollo más profundo.

Pero yo diría que la casa 6 es la casa del trabajo.

Bueno, del trabajo, de cuando uno está enfermo, ¿qué es lo que hay que hacer para poderse cuidar? Bueno, la casa 6 es la casa de las prescripciones médicas.

El papel de los médicos de la medicina está aquí, en la casa 6, porque es la casa de la enfermedad en sentido fisiológico.

Mientras que la casa 12 es la casa de la enfermedad en sentido psíquico, o sea, extrasicológico.

¿Esto qué quiere decir? Que si la casa 6 es una enfermedad que se diagnostica objetivamente, es decir, la concretización de un malestar que se manifiesta como enfermedad, en la casa 12 el malestar de fondo no se manifiesta como enfermedad fisiológica, sino como estado psíquico.

En consecuencia, aquí serían los cuidados físicos y aquí estarían los cuidados psicológicos.

Aquí estaría promover la curación, o sea, el tipo de vida, el régimen, la dieta y las costumbres adecuadas a lo que es la sensibilidad de esa persona y a su constitución física y mental.

Mientras que en la casa 12, que tradicionalmente se le ha dado una connotación de hospitales, prisiones, lugares de encierro, monasterios, claustros, etc., pues claro tiene que ver con la capacidad de uno, de una persona, para estar entre cuatro paredes totalmente solo, sin conexión, durante un tiempo, ¿eh? Durante un tiempo, no digo para siempre, sino durante un tiempo sin conexión con nadie, sin teléfono móvil, sin ordenador, sin libros, sino simplemente dejándose bañar o sumergir en su vida inconsciente.

Aquí sería, si esta relación, si esta casa se refiriese a situaciones al 100%, sería una casa en la que uno se encuentra a solas consigo mismo.

Al principio de estar en el claustro mental, uno puede encontrarse, depende de qué experiencia se haya tenido, puede encontrarse bien, incluso libre, sentimiento de libertad, pero luego empezará a haber algún tipo de situación mental agobiante, y especialmente en el mundo en que vivimos.

Es decir, la casa 12, en tiempo antiguo, pues podía referirse a un monje, a alguien que medita, a alguien que está en una ermita o en un convento, haciendo voto de castidad para entregar su energía a Dios, a la humanidad, al cosmos, ¿no? Pero hoy en día, la casa 12 incluye todo tipo de trastornos, trastornos de tipo mental, psíquico, porque las personas estamos cada vez más incapaces de estar a solas, sin estar consultando el teléfono móvil o el ordenador o pensando en mil cosas.

Aquí lo que nos interesa entender es que esta es la casa del saber descansar, la convalescencia.

Aquí están los cuidados concretos, la casa 6, y la casa 12 sería la convalescencia.

Bien, entonces, si Pría apuesta en la casa 6, es posible que la persona haya nacido con un problemita de salud, que ha dado lugar a algún tipo de preocupación, o algún tipo de aspecto físico que no era el que los padres esperaban.

Puede ser cualquier cosa, ¿eh? No tiene por qué ser grave.

Puede ser simplemente que el nene o la nena, cuando llega a este mundo, percibe extrañeza en el trato, una frialdad, una distancia, y entonces, con su liliz en la casa 12, ya es igual la edad que se tenga, empieza a elucubrar.

Y entonces, claro, la casa 12, con liliz ahí, puede haber una cierta tendencia a que esta recepción que recibió el nene o la nena al llegar, se convierta en una paranoia.

A poco, que la persona deje descontrolar su mente inconsciente.

Entonces, la casa 12, en lo mejor de los posibles, sería la capacidad para dejarse ir.

Una vez está diagnosticada el origen del malestar, y el diagnóstico y la terapia concreta están en marcha, la mente debe estar relajada.

O sea, la persona debe despreocuparse.

Dices, pero claro, si está enferma, ¿cómo se va a despreocupar? A ver, hay una parte de preocupación, la preocupación es la casa 6ª, y una parte de despreocupación con la casa 12, porque es gracias a la despreocupación que se puede descansar mejor, como para que el sistema mental y fisiológico puedan rehabilitarse.

Entonces, Pría Ponsesta.

¿Cuál es el don de Pría Ponsesta? Saber cuál es el problema.

No solamente en la vida de la persona, sino cuando alguien que tiene Pría Ponsesta observa a alguien que potencialmente pueda estar enfermo, se da cuenta, lo puede avisar, le puede ayudar.

¿Qué pasará con Pría Ponsesta? Pues que habrá una censura, porque ya había una censura.

Nada más llegar a este planeta hay una censura, y la persona puede ver cosas, puede tener conocimiento incluso extrasensorial, pero como si no hay permiso, si la persona no encuentra que haya permiso para poderlo expresar, su reacción se irá hacia la casa 12.

¿Y entonces qué pasará? Pues tendrá sueños, tendrá pesadillas, tendrá sueños en los que aparecerán las personas a las cuales quiere ayudar.

O bien, más adelante, cuando ya tiene detectado cómo funciona este eje, y la Lilith en la 12 ya se la acepta como una oveja negra mentalmente, la persona puede utilizar el pensamiento telepático para ponerse en contacto con personas que lo necesitan.

Porque es una casa, o sea, este eje es un eje de servicio, de utilidad, de aprendizaje de técnicas.

Si son de tipo médico o manual, masajes, tocar el cuerpo, esto es la casa 6, pero cuando hablamos de la psique podemos utilizar herramientas como la hipnosis, la mediunidad, yo qué sé, los sueños, la telepatía, etcétera, etcétera.

Bueno, ahora lo giramos, ponemos a Priepo en la casa 12, y en la casa 12 sería la persona que antes de nacer, porque la casa 12 es el mes anterior a nacer, la casa 12 es el mes anterior, la casa 11 es el mes anterior al anterior, y si nos vamos yendo hacia atrás, y nos vamos nueve meses hacia atrás, el primer momento, si el desarrollo ha sido de nueve meses, pues será la cuspide de casa 4.

Cuspide de casa 4, y casa 4 es el primer mes, casa 5 el segundo, casa 6 el tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, y noveno.

Entonces, el noveno mes, o sea, el momento anterior al parto, se presintió, la persona presintió con su Priepo que la expresión de sus necesidades sería un poco difícil de aplicar, ¿no? Por las razones que sean, es que puede ser incluso una transmisión de la mamá al bebé que está por nacer, puede ser una transmisión, puede ser telepatía, puede ser algo que es común a la mamá y al bebé, ¿no? Bien.

Vale, entonces, la persona nace y entonces tiene su Priepo en 12, y entonces, como es algo muy difícil de expresar, claro, un Priepo, y en la casa 12 es muy difícil de expresar de forma concreta, la forma concreta será la casa 6 a través de Lilith.

O sea, Lilith expresará el malestar psíquico a través del cuerpo.

Y entonces, claro, los papás llevarán al bebé al médico pensando en que lo que le ocurre es fisiológico, cuando en realidad lo que le ocurre es de tipo oculto.

Aquí lo que se manifiesta del malestar que se puede diagnosticar y aquí lo que no se manifiesta del malestar.

Entonces, claro, el reto de esta persona es identificar las causas ocultas del malestar.

Las causas ocultas.

Esto quiere decir que lo tendrá que hacer con los ojos cerrados.

Por ejemplo, cuando estamos haciendo clases, como ahora, o yo cuando he ido a clases o he ido a conferencias, cuando escucho al conferenciante, cuanto más complejo o más profundo es el tema, la forma de seguirle es cerrando los ojos.

¿Por qué? Yo, por ejemplo, cuando escucho una conferencia en YouTube, pues claro, como el conferenciante está expresándose con su cuerpo y su voz, a veces la vista hace que te capture un nivel de atención que no te permite profundizar, porque la profundidad lo vas a hacer con el oído.

Entonces, yo propongo que esta casa 12 sea la casa, con Priapoi, la casa de la escucha.

O sea, el bebé aún no respira porque respirará cuando el parto, pero el bebé tiene un oído que es de lo primero que desarrolla, con lo cual está escuchando tonos de voz e incluso conversaciones durante el día.

Entre los meses de embarazo.

Aquí, de alguna forma, sería el colofón final.

Lo que la mamá o el papá va a comunicar al bebé afectará al bebé.

Y en última instancia será el bebé, cuando ya haya nacido y vaya creciendo, que hará de su interpretación su responsabilidad.

Es decir, con independencia de si la persona está recibiendo o ha recibido el amor incondicional que supuestamente espera en estos nueve meses de embarazo.

Aquí lo que importa es responsabilizarse de por qué percibimos el mundo, la familia y a nuestros progenitores de la manera que los hemos percibido.

Es decir, si yo me lamento de la pobreza de mi vida echando la culpa a mis padres, no lo voy a resolver.

Yo, digamos, reencontraré una riqueza detrás de la percepción de miseria, de pobreza, cuando soy capaz de reinterpretar lo que ha sucedido hasta ahora.

Y lo interpreto como me voy a poner a fondo en comprender cómo es mi sensibilidad.

Esa es la base de todo.

Es decir, incluso cuando Lilith, en su expresión brutal, manifiesta síntomas físicos y los papás llevan al bebé al médico, o incluso cuando la persona ya es más mayor y puede ir al médico por su propio pie y bajo su propia responsabilidad, lo que el médico le va a contar es la mitad del asunto.

La mitad que se puede manejar con términos médicos, con conocimientos médicos, pero luego la otra mitad, que es lo de la casa 12, es que la persona debe hacerse cargo de cómo puede llegar a definir el foco que ha promovido la enfermedad.

El foco espiritual.

Entonces el foco espiritual aquí con la 12, con Priapo, y las trampas, entre comillas, debidas a la alta reactividad que tiene Lilith en la sexta.

A modo de resumen, es que donde está Lilith, primero, es una expresión necesaria, que salga la parte salvaje, pero no nos podemos quedar en esto.

Eso es un síntoma de que algo no acaba de funcionar dentro de nosotros mismos.

Tenemos que mirar hacia dentro, tenemos que mirar hacia Priapo, que es el compañero de batalla de Lilith, y preguntarle y dejar que nos conteste.

Es como si uno pudiese dialogar con su Priapo particular y más sabiendo la casa en que está y decirle, querido Priapo, permíteme ampliar mi conocimiento sobre ti.

Cuéntame.

Si las personas hacemos meditación y podemos dialogar con entidades, porque podemos hacerlo con Venus, con Marte, con Júpiter, con Saturno, podemos hablar con nuestro Saturno, y también podemos hablar con nuestra Lilith y con nuestro Priapo, y nosotros le preguntamos a Priapo, en realidad, ¿qué es lo que dirías que me gusta según tú, Priapo? Yo le pregunto a Priapo, si lo tuviese en la casa 12, y Priapo me podría contestar, lo que quiero es que descanses, o sea, que no te preocupes.

Deja que la parte externa sea cuidada por los médicos, pero tú no te preocupes.

O sea, ocúpate, pero no te preocupes.

Porque ocuparse requiere un nivel de energía, que es, vas al médico, te has roto una pierna, estás esperando que se suelde el hueso, o te tienen que operar, o lo que sea, y eso es la mitad.

Pero luego la otra mitad es que si una persona se enferma y no soporta la enfermedad, no soporta el dolor o no acepta la circunstancia, la mente no para de desgastar al organismo, y entonces entraría en un bucle en que la enfermedad se va a peor, porque la persona no sabe relajar, no sabe o no ha podido acceder a su inconsciente, que en este caso sería la casa 12 y Priapo en ella.

¿Alguna pregunta hasta aquí? Sí, acá hay un comentario de Delci que dice si es más importante la posición de este eje por casa o por signo.

Yo creo que ambas cosas.

Se combina, sí.

Y más importante es este eje, cuanto más planetas aspectados pueda haber.

Y luego Alicia dice, en las lecturas de Lilith de las cartas conocidas y en la propia, he tenido siempre la intuición de que la posición de Lilith media evoluciona también hacia la Lilith True.

Ahora que Jesús Gabriel habla de estos ejes me siento más identificada con esta idea.

En mi caso la media está en la 511 y la True en 410.

Me gustaría saber su opinión.

Lo comenté el otro día.

Yo hice pruebas con ambas, la True y la Meme, y llegué a la conclusión de que la Meme me parecía más fiable y la uso.

En cartas natales la uso.

Luego en extran mundial según qué tipo de eventos, cuando los miras a posteriori, un acto inusual en un tipo de personas o una serie de brotes de tipo violento, violencia doméstica y tal, y cuando se acumulan muchos hechos en un solo día, pues miro a ver cuál de las dos es la que ajusta mejor.

Entonces me genera alguna duda.

A veces funciona una, a veces funciona otra.

En tipo de eventos así de periódico.

Pero yo creo que en el nivel particular, cuando interpretamos cartas natales, a mí la que merece más confianza es la promedia, la Meme.

Sí, sí.

Vos lo comentaste con bastante detalle.

Y acá Fernanda dice ¿cuál sería el talento de Priapo en la 11? Bueno, claro, el Priapo en la 11, cuando una persona ya acepta que tiene este eje, es decir, que acepta su liliz, acepta a su Priapo, acepta su infancia, acepta las contradicciones y las carencias que ha podido pasar, entonces se convierte en una persona que ve exactamente el potencial de un grupo.

Lo ve.

O sea, puede estar en un grupo que hace grandes proclamas, pero una persona de Priapo lo ve en sus justos términos.

Es decir, Priapo y Liliz, los dos, pero Priapo genera una gran sabiduría.

Claro, es el mito de la fertilidad, Priapo es la fertilidad y Liliz es la infertilidad.

Entonces hay que tener claro cuál es la actitud que genera resultado y cuál es la actitud que no genera resultado.

En el plano individual, en el plano familiar, en el plano de grupo, etc.

Y entonces la capacidad para detectar qué es lo que puede generar y qué es lo que no puede generar resultados es la virtud de este eje.

Sí.

Bueno, hay varias preguntas acerca, justo específicamente, cuál es el talento, cuál es el talento.

¿Qué te parece si vamos a directamente a verlo en los dos ejemplos que vamos a tener hoy, el de Cristian Julio y vamos a tener tiempo también de ver el de Patricia? Y luego si quedan dudas, porque en realidad de todo lo que vos viniste diciendo es necesario como extrapolar, ¿no es cierto? En vez de ir el talento de uno, el talento de la casa dos, el talento de la casa tres.

Acá José Hernández dice, no estaría aquí si no hubiera encontrado a un psicólogo excepcional a los 20 años, Priapo en 12, en conjunción con Mistelium, Saturno, Marte, Plutón.

Tampoco si no hubiera desarrollado mi percepción, etc.

Bueno, Judith, chau, chau.

Nos vemos en algún otro curso.

Un placer haberte tenido aquí con nosotros.

Bueno, si querés tenés permiso para compartir la carta primero de Cristian Julio y luego la de Patricia.

Vale, voy.

Vale, se ve.

Sí, se ve, se ve.

Bueno, aquí vemos que la Lilida está con Neptuno, aquí en la casa sexta, en Capricornio.

En consecuencia, Priapo estaría por aquí, en la 12.

Voy a aprovechar para, como el tema de los aspectos se trató el otro día así un poco en diagonal, hoy le vamos a dar un poco más de relieve porque es el kit de la cuestión con Lilid y con Priapo.

A ver, ¿cómo lo diría? El primer día de este seminario yo comenté que cuando una persona tiene una Lilid afectando, afectando qué es decir, por conjunción, por cuadratura, por quincuncio y semisestil, porque el quincuncio y el semisestil, cuando un planeta hace quincuncio con uno de los extremos del eje, el otro es un semisestil, con lo cual eso es realmente importante que se tenga en cuenta, o sea, los quincuncios y los semisestiles.

Vale, entonces yo comentaba el otro día que cuando los planetas, digámoslo objetivamente físicos, como son la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno, como rigen órganos, el órgano, o sea, el planeta que está en conjunción, especialmente con Lilid, pero también con Priapo, de otra manera, Lilid es más reactiva, Priapo es más solapado, menos reactivo.

Cuando estos planetas que acabo de citar, hasta Saturno, hacen un contacto fuerte con Lilid, la válvula de la olla se experimenta a través del órgano.

Por ejemplo, si es con la Luna el sistema digestivo, especialmente el estómago, cantidad de molestias que hay relacionadas con la digestión, ya sea por estrés, comer con estrés genera mala digestión, o a veces malas combinaciones entre alimentos, o incluso intolerancias alimentarias.

Entonces hay intolerancias alimentarias que no son percibidas, o sea, no son identificadas.

Es decir, una persona puede tomar un tipo de alimento que a otra persona no le engordaría y a esa persona sí.

Puede ser porque uno no es compatible con el alimento, o porque uno, por la cultura y las costumbres que vienen de atrás, le da por comer a la vez dos tipos de alimentos que juntos, no digo que generen una enfermedad, pero sí que generan síntomas.

Pero la persona no lo asocia con alguna de sus costumbres dietéticas.

Hay personas que están continuamente enfermas o con síntomas y van al médico, el médico les recomienda un fármaco, pero el médico quizás no sepa de nutrición.

Y como no sabe de nutrición, no le va a hacer un chequeo a ver cuáles son sus costumbres en este sentido.

La luna sería el estómago, Mercurio sería la digestión, los intestinos, el movimiento como un acordeón, el cuerpo es un acordeón.

Agua, aire, carne y huesos, y mente también.

Es como un acordeón.

Entonces Mercurio tendría que ver con los papilares, o sea, las venas pequeñitas que son las que absorben y hacen el drenaje de nuestros tejidos musculares y de los órganos, etc.

Luego Venus serían las arterias, las venas.

El Sol sería el corazón.

Marte serían las cápsulas adrenales, que tienen mucho que ver con la energía disponible para hacer frente a las adversidades.

Luego estaría Júpiter, que tiene que ver con el hígado, y la vesícula.

También la vesícula tiene relación con Marte, porque de ahí salen los jugos gástricos que irán a parar al estómago para que puedan ayudar a descomponer los alimentos.

Y luego Saturno, que son las articulaciones y el oído.

Y entonces te podrías encontrar con personas que tienen un Saturno con Lilith y que son muy sensitivos a nivel de oído.

Y dices, bueno, puede ser un tema genético, puede ser un tema congénito, puede ser el estrés o incluso puede ser que no se eliminan bien los parásitos.

Porque igual que hay parásitos que son resistentes a salir del cuerpo, también hay parásitos mentales.

Entonces Saturno tiene que ver mucho con esto, con los parásitos de todo tipo.

Los parásitos fisiológicos, los parásitos mentales, los recuerdos que actúan a veces como parásitos de nuestra atención en relación al momento presente.

Pero cuando Lilith está en aspecto con planetas más lentos como Urano, como Neptuno, como Plutón, el asunto ya es más delicado.

Porque estamos hablando del sistema.

Por ejemplo, Urano es el sistema nervioso central, el sistema simpático, o sea, la excitación, el frenesí.

Mientras que Neptuno tiene que ver con el sistema parasimpático, con el sistema linfático, que es el sistema que ayudará a que los fluidos corporales no se retengan.

Dirás, bueno, pero entonces Neptuno aquí… Puede pasar que la persona experimente en su sistema parasimpático algún tipo de reacción o de dificultad o de síntoma, como por ejemplo, hinchazón.

O problemas para dormir, o problemas para simplemente descansar y relajarse.

Porque el nivel de excitación que Lilith lleva afecta a Neptuno.

¿Cuál es la palabra que podemos utilizar para Neptuno? Con Urano es el frenesí y con Neptuno es el éxtasis, que es la paz universal, el amor incondicional, la percepción del cosmos y uno es una pequeña molécula en el cosmos.

Entonces esa percepción de éxtasis, cuando está Lilith con Neptuno, genera un malestar tal que la persona puede desarrollar facultades paranormales fuera de control.

¿Con esto qué quiere decir? Vamos a pensar.

Imaginamos una persona que quiere desarrollar la evidencia o la percepción extrasensorial y va a un maestro o una maestra, entra en procesos que puede entender y con un entrenamiento adecuado puede desarrollar su sensibilidad.

Aunque tiene que haber un don previo, una inclinación.

Luego vendrá la formación.

Pero por ejemplo, cuando Lilith está con Neptuno, el nivel de captación de energía sutil de tipo Neptuniano es tan alto y de golpe tan sorpresiva o intempestiva, que la persona se queda convertida en una especie de títere de su propio potencial.

Pero claro, este potencial, que es Neptuno en este caso, está con la loca de la casa.

La loca de la casa es Lilith.

Este potencial se puede convertir en un foco de trastorno o incluso de locura, aunque sea transitoria.

¿Cuál es la cuestión? Bien, entonces ¿cuál es la cuestión? Si Prío está en la casa 12, el key de la cuestión es cómo procurar la tranquilidad necesaria para contemplar en paz y con calma todo tipo de eventos, por más paranormales que puedan ser, incluso facultades extraordinarias.

Dices, bueno, bien, aquí con una conjunción Lilith-Neptuno puede dar un don para la evidencia, para captar energías de los demás que los demás ni conocen, o incluso para captar posibles situaciones futuras relacionadas con la enfermedad de otras personas.

Y esto, si la persona que tiene este potencial lo está desarrollando de forma habitual, pues es una bendición para las otras personas, pero no para él.

Es decir, si a Neptuno lo quitásemos de aquí, o sea, no existiese esa conjunción, la persona sería más feliz, porque podría refugiarse en el oasis placentero de su casa 12, pero como tiene más potenciado el eje por Lilith que no por Príapo, o sea, está potenciado por Lilith, y la casa sexta es la casa de yo ofrezco mis conocimientos o mi energía para ayudarte a ti que estás enfermo, la persona, claro, evidentemente pone su energía ahí, en la solicitud y las necesidades de las personas que lo necesitan.

Pero claro, el trabajo interno que implicaría desconectarse del trabajo para poder encontrar la paz en ese oasis que es la casa 12.

Otra cosa es que este Neptuno, en lugar de estar en conjunción con Lilith en Capricornio, estuviese en cáncer.

O sea, imagínate que Neptuno está en cáncer en conjunción con Príapo.

Entonces esta persona ya trae la espiritualidad en toda su persona.

¿Qué puede ocurrir? Pues que nazca en un hogar poco espiritual.

O sea, imaginemos que este Neptuno no está en la sexta, sino que está en la doce, junto con Príapo.

Entonces esta persona nace espiritual en un mundo no espiritual, nace medio invidente natural, en un entorno racionalista que no cree en estas cosas.

Entonces, como el entorno primigenio no cree en estas cosas, con el tiempo la persona desarrollará una gran pasión por el trabajo, Lilith en Capricornio, por la ambición en el trabajo.

Y aún así, pudiendo desarrollarlo, no va a sentirse bien.

Es más, cuanto más logro concreto casa 6 obtenga, más insatisfacción.

Curioso.

Y aquí vemos que el manejo de la energía es el quid de la cuestión del eje Lilith-Príapo en cualquier circunstancia.

Es decir, si uno observase cuál es su comportamiento y lo pudiese rectificar, diríamos, si con este comportamiento no he conseguido el bienestar que esperaba, cambiaré de comportamiento.

Pues no.

Hay momentos en que a mí me parece que las personas somos adictas al propio comportamiento.

Dejarnos de comportar como habitualmente debe generar un tipo de vacío que nos resulta insoportable.

Y entonces preferimos repetir los esquemas porque al menos llenan algo.

Bueno, esta ha sido mi…

Luego también hay otra cosa, perdona.

Lilith y Neptuno hacen cuadratura con Luna y con Nessus.

Sí, Nessus.

Esto ya complica las cosas.

Complica un poco las cosas.

Julio César, ¿me permites que lo diga? Si no te enfades.

Sí, claro.

Nada más ahí también te iba a mencionar.

También está el trígono con Venus.

Vale, menos mal.

Y la conjunción con Juno, ¿no? También la conjunción con Juno.

Juno, Lilith y Neptuno en aspecto conjunto indica que tú te sabes manejar en las relaciones.

Y especialmente en aquellos aspectos espirituales que muchas personas no entienden pero que tú sí que entiendes.

Pero una determinada relación con la mamá, porque la luna blanca en Libra es la mamá.

La luna en Libra sería una mamá con necesidades de relación de igual a igual contigo que debería haber tomado o vivido con su marido.

Hay mamás o papás que proyectan sobre los hijos o hijas del sexo opuesto que cubran la necesidad que el propio conyugué no ha sabido manifestar.

Es decir, supongo que se entiende, ¿no? Vale, pero cuando está Nessus al lado, y luego cuando toquemos el tema de los nanoplanetas en la sesión de Forus y de Nessus, aquí veremos que Nessus tiene mucho que ver con la crueldad.

Y entonces cuando uno toca el alma humana a través de un trabajo, si uno no está bien consigo mismo, porque puede ocurrir, puede ocurrir que en un momento dado uno tenga un arrebato debido a las razones que sean y proyecte alguna forma de crueldad.

No sé si te ha pasado, pero atención con esto.

La crueldad no existe a solas.

La crueldad es, alguien es cruel y alguien recibe la crueldad.

Claro, entonces dices, bueno, te voy a hacer una pregunta también un poco delicada.

Tú, a partir de tus dones, ¿podrías detectar a la persona que está pidiendo sufrir y no lo sabe? Y en consecuencia genera actitudes que provocan la crueldad en otras personas.

Ahí pienso que es mi hermana.

Ajá, ya, ya, ya.

Vale, bien, bien.

Bueno, claro, está la casa 3.

Pero está en tu carta.

Quiere decir que tú también, la percepción que tú tienes de las relaciones familiares es a partir de tu propia sensibilidad y de tus necesidades evolutivas.

Con lo cual, bueno, pues todo influye.

Tu hermana está ahí, el pasado familiar también está ahí y tú estás ahí.

Navegando con tus atributos, con tus cualidades y con tus capacidades.

Claro que con Neptuno…

Mira, una cosa que he comprobado también.

A ver, comprobado es un poco atrevida la palabra.

Con Neptuno o con Urano o con Plutón, cuando hacen contacto, como es el caso de tu carta con Neptuno, hay capacidades extrasensoriales o paranormales que uno no controla.

De tal manera que hay personas que pueden transfigurarse, viajar a distancia sin darse cuenta.

Y hacerse presente, aunque sea fugazmente, en la vida de otra persona, aunque esté a miles de kilómetros.

Bueno, es posible que la otra persona que está a mil kilómetros haya creído verte cuando tú estabas lejos.

Pero…

y si resulta…

Yo considero que…

Por eso que no me quiero atreverlo a decirlo categóricamente.

Pero no estamos solamente en el cuerpo.

No estamos solamente en el cuerpo.

O sea, cuando los planetas transpersonales Urano, Neptuno, Plutón e incluso Kirón también, están con Lilith o con Príapo, la persona puede estar fuera del cuerpo, presente en otros lugares, ante la vista de otras personas, y no tener ningún control sobre ello.

Claro, el hallazgo o el trabajo es hacerlo con plena voluntad, o sea, a plena conciencia.

Yo ahora, imaginaos que tengo una persona que está a mil kilómetros e intuyo que está pasando por un peligro.

O está preocupada o está sufriendo por un tema…

por el tema que sea.

Y yo viajo.

O sea, suponiendo que yo tuviese esa capacidad.

Y yo viajo, establezco un trato energético-terapéutico con esa persona, pero yo luego no la voy a llamar para decir, mira, he pensado en ti y he viajado y te he ayudado.

No, no, no, eso no se puede hacer porque rompería…

o sea, dejaría inútil todo.

Por entonces uno estaría reivindicando sus atributos por la vía lilitiana.

Y aquí estamos entendiendo que el quid de la cuestión con todo es que la evolución, la evolución del eje, es reconocer a Priapo.

Jesús, acá Victoria pregunta, quisiera…

Bueno, primero que seguramente Cristian tenga algo que compartir, pero es interesante el punto que hace Victoria, porque dice que Lilith está justo en el grado 23, donde se hizo la conjunción en plena pandemia.

Entonces, porque ya deberíamos ir pasando a la carta de Patricia, así que me gustaría ir redondeando y preguntarle a Cristian Julio si hay algo de todo esto que estuvo comentando Jesús, Gabriel, que quisieras comentar o te sentiste identificado, o si nos podés contar tu experiencia durante el 2020.

Gracias María, gracias Maestro Jesús.

Pues nada, ha sido bien, en el currimiento por ejemplo que decía de Néstor, de la necesidad de mamá, es más que nada, como ustedes pueden ver, mi papá es Saturno, entonces él es frío, luego es distante, y yo luego digamos que fundo como estar con ella en el sentido del acompañamiento.

Esa sería una.

Dos, tal vez la parte espiritual todavía no la he desarrollado al 100%, todavía no me siento identificado con esa descripción, pero sí con la parte de que puedo predecir cosas a futuro, porque de hecho en ese 2020 es cuando comencé con la astrología, entonces pienso que puede estar relacionado a eso, y sí, ese priapo completamente sí pide aislamiento, pide estar en paz, y también gracias a eso es que, por eso digamos renuncié a mi anterior trabajo, que era más normal, y sí, ocurría lo que decía, como no se cumple lo de priapo, el deseo de priapo, se manifiesta en Lilith y me enfermaba por lo general, pues sí, de la parte física.

También al principio yo sí nací con alergias, afortunadamente eso ya quedó más tranquilo y ya no lo poseo, y de la inflamación me inflamo con el chocolate, pero en específico con el cacao, entonces es algo que los demás sí pueden y yo no puedo, pero todos vemos luego si da el deseo de comerlo, a pesar de las consecuencias, y a veces sí lo como, no digo que no, también en proporciones, y sí, eso de la parte que decía de seguir la dieta, no es lo mío, ahí está mi Lilith.

Estupendo, bueno, ahora que lo dices, lo del chocolate, un nutricionista me comentó que para que ciertos alimentos no generen azúcar dentro del cuerpo, como los cereales, por ejemplo, la pasta o el arroz, después de la comida, o si has comido mucho de algo, por ejemplo el chocolate, es tomarse una cucharada de vinagre de manzana, porque el vinagre de manzana neutraliza y que el azúcar prolifere como consecuencia de este tipo de alimentos.

Si conoces a alguien que sepa un poco de nutrición, pregúntale a ver qué te dice.

Yo había leído que antes no, después, debe ser digestivo también.

Muy bien.

Muchas gracias.

La carta de Patricia.

Vamos a la carta de Patricia.

Sí, perfectamente.

Bueno.

Aquí vemos que Lillith está en conjunción con Plutón.

Cuadratura con el Sol.

Y en consecuencia está Pría puesta sobre el grado 22 de Piscis, casa sexta.

Bueno, como de las caras hemos hablado, me gustaría comentar algo sobre esta conjunción de Lillith con Plutón.

Claro, es un plan de transpersonal.

Y aquí también puede haber algún tipo de facultad o de potencial.

También cuadratura con la Luna.

Bueno, hay un potencial de meterse a fondo en algo.

O sea, de ponerse a fondo en algo.

Dirés, bueno, ¿qué puede ser el algo? Bueno, pues puede ser lo propio de la casa doce.

También ciencias ocultas, paranormalidad, parapsicología, facultades extrasensoriales y, sobre todo, la magia.

Bueno, es que la magia no es una cosa aparte de las facultades paranormales, sino que contribuyen unas con otras.

Aquí es posible que, y esto lo he observado en casos muy concretos de personas que tenían Lillith con Plutón, es que hay… bueno, en realidad con Uranus-Neptune y con Plutón también.

El tipo de sensibilidad que este tipo de aspectos conlleva es tan alto que la persona puede trastornarse con facilidad.

Claro, dices, bueno, un trastorno, ¿vale? Un trastorno, a ver, ¿quién no lo tiene, un trastorno? O sea, cuando una persona fuma y fuma como costumbre, es porque hay un trastorno debajo.

O cuando uno come en exceso… Bueno, una cosa es que comas en exceso un día, pero una cosa es que comas más de lo necesario, y eso quiere decir que detrás de esto hay un trastorno, un vacío, una dificultad, un trauma, o como se le quiera llamar.

Y luego también con otras cosas, ¿no? Bueno, entonces, hay dos tipos de magia.

La magia blanca, que es una magia, como se dice, indolora o de bondad, por decirlo de algún modo, y luego hay una magia más de tipo negruzco, que es cuando hay ambición de poder.

Ambición de poder, ambición de logro, ambición del tipo que sea.

Bien, con Plutón, esta ambición a veces puede ser tan intensa, tan intensa y tan descontrolada o tan desconocida para la propia persona, que es posible que entre en el territorio psíquico de otras personas, que entre en el territorio psíquico de otras personas, pero no a través de la vista, que sería lo de Neptuno, o también Urano, ¿no? Porque Urano y Neptuno tienen que ver con las visiones etéricas o incluso del aura.

Una persona con un Neptuno fuerte puede ver el aura de las personas.

Eso es Neptuno.

Pero Urano puede alterar el aura de las personas.

Una persona con Lilith Plutón puede alterar la energía de otras personas.

Dirás, pero esto puede ser un problema.

Pues claro, claro que es un problema.

Es un problema porque esta persona sin querer puede hacer o promover, utilizar su energía de tal manera que no solamente perjudique a otras personas, sino que también la perjudique a sí misma.

Que no sé si es el caso de Patricia, pero yo hablo un poco de los casos que conozco y que tenían esta conjunción que era la de Plutón.

Patricia, cuando quieras comentar algo, simplemente lo decís, ¿sí? Bueno, yo lo de Plutón lo voy a plantear de la siguiente manera.

Cuando Perséfone, caminando por el jardín, se deja atrapar por un brote que sale de tierra, que parece una flor o una planta, capturada por su propia curiosidad, se encuentra que es raptada por Plutón y se la lleva al inframundo.

Bien, entonces, hipótesis.

Las personas que tienen Lilith Plutón en conjunción son fácilmente captadas por el inframundo.

Fácilmente captadas.

Y puestas al servicio de ciertas formas de magia que son un poco oscuras.

Que son un poco oscuras.

¿De dónde pueden hacer esto? Bueno, primero de todo, lo de siempre, en astrología.

Lo más importante es que somos sensitivos, somos sensibles.

Luego nos encontraremos con nuestros padres, nos encontraremos con las circunstancias, nos encontraremos con los traumas o como se les quiera llamar.

Pero primero de todo es que somos particularmente sensitivos.

Previamente.

¿Nos gustará o no? ¿Lo conozcamos o no? Se supone que estamos en esta encarnación para poder conocer cómo es esta sensibilidad y qué es lo que atrae.

Entonces, Lilith Plutón atrae situaciones en las que uno, la persona, puede ofrecerse, sin darse cuenta, a objetivos de otras personas, objetivos deshonestos o malévolos o excesivamente egoístas.

También puede pasar que esta persona, en algún otro momento, pidiéndolo o no, haya tenido algún tipo de comportamiento malévolo, con intención o no.

Entonces, propuesta para esta conjunción, propuesta de comprensión.

Comprender y aceptar que la maldad también está en uno mismo y que la maldad es energía.

Que, en principio, no tendría por qué ser negativa esa energía.

Se convierte en negativa cuando el nivel de frustración ha llegado a un límite y la sirena o la sirena o la válvula de la olla empieza a sonar.

Empieza a alarmarnos.

Entonces, con Lilith Plutón, la persona tiene una energía que puede ser destructiva, que puede ser autodestructiva, que puede ser destructiva hacia afuera y que el reto en este eje, en esta Lilith Plutón, es aceptar la propia maldad.

Aceptar la propia maldad, aceptar la maldad de otras personas a las cuales uno considera personas bondadosas.

O sea, con esto no quiero decir que la persona de Plutón, Lilith, sea paranoica.

Que es aquel que ve la maldad en todos sitios y me persigue por todos sitios.

También puede haber episodios de crisis paranoicas.

Es decir, es que la vida es muy injusta, me persiguen, me hacen daño, etcétera.

Por lo menos en momentos.

Pero claro, el tema es cómo trabajar eso sin llegar a la desesperación.

Porque una de las cosas que da el Plutón-Lilith es la desesperación.

Sobre todo cuando uno se siente que vive bajo tierra pisado por las circunstancias, herido por las circunstancias, maltratado por las circunstancias.

Y uno comprende, o empieza a comprender, que uno ha sido el que ha colaborado en ser abducido o secuestrado por semejantes circunstancias.

Entonces la persona, lo propio de Plutón, es renacer y ascender como el Fénix.

Renacer, o sea, morir.

Caer del todo para poder salir, para poder emerger y descubrir el potencial que este eje tiene.

Y el potencial en este caso es Priapus Tempiscis.

Y está en la casa sexta.

Esta persona es una persona compasiva y empática.

Pero al llegar a este mundo, con Priapus en la sexta, por algún tipo de gusto o no gusto de papá o mamá, la persona se encuentra como que es sensitiva, es sensitiva física.

Es sensitiva física.

Priapus en la casa sexta, en Piscis.

Bien, entonces, como va creciendo con ese estigma, porque Priapus es un estigma, un estigma que depende mucho de la interpretación de la persona también, y del nivel de evolución y del trabajo interior.

Este estigma, como ha quedado ahí y no es demasiado reactivo, porque Priapus, si lo comparas con Lilith, es poco reactivo, lleva la reacción hacia donde está Lilith.

Lilith en Virgo.

¿Claro, Virgo qué es? Bueno, Virgo es el orden.

El orden corporal, el orden doméstico, el orden en todos los planos.

Pero claro, Lilith aquí es como negar el orden.

O sea, yo, el orden me ha perjudicado, voy a cargar contra el orden.

¿Y cómo lo voy a hacer? Pues con una herramienta que es Plutón.

O sea, voy a explotar, igual lo estoy exagerando, los prejuicios de los demás para aprovecharme de ellos.

Como un intento de hacer justicia.

Pero claro, el tema es, como hemos llegado a la conclusión de que Priapus es la evolución, la única alternativa es salir del circuito, el circuito vicioso, el círculo vicioso de Lilith en la casa 12 con Plutón.

Las paranoias imaginarias, o las enfermedades imaginarias, o los trastornos imaginarios, y ceñirse a la evolución.

Los trastornos imaginarios y ceñirse a lo que es Priapus en la casa 6 en Piscis, que es la paz, la compasión y la empatía, es el secreto del bienestar, de la salud y de la felicidad.

Patricia, ¿y vos has tenido cuestiones médicas con este eje? ¿Has sufrido cuestiones médicas? Yo nací con el síndrome de mala absorción.

Mi madre dijo que nací muy rápido, por eso siempre entendí ese urano.

Bueno, es que estoy alucinando porque yo no había visto esa conjunción, porque realmente me han ajustado la carta y me ha cambiado como una hora.

Y la tengo como, estoy bebé con mi carta.

Pero cuando hablaba antes de… Estuve sexta a los dos años, o sea, todo lo que comía lo vomitaba, el tema del sistema digestivo, yo creo que es ese virgo que hay por ahí.

Y cuando hablabas de… como de una posible destrucción o autodestrucción, yo he vivido tres linfomas.

Y reconozco que en todos fue como una situación de mucha rabia contenida, porque aunque tengo ahí… es un plutón como inverso, ¿no? No es un plutón que sale hacia afuera, es un plutón que hace de olla express, entonces es como que mantienes ahí como ese aspecto libriano, pero luego esa olla está ahí, ¿no? Y va generando, va generando y al final normalmente, pues si no la saco de alguna manera física o… Pues aquí mi hijo me dice, coge el coje y mamá, y yo grito y coge el coje, y buscas una manera de sacarlo, o realmente acaba implosionando y a mí me generó eso, o sea, no fue un linfoma, fueron tres.

Ya, ya, ya.

Lo que no capto es la parte de la sensibilidad, la sensibilidad física.

Ah, y otra cosa es que me llamó mucho la atención el que en ese hogo con el que yo trabajaba me pidió una vez la tarjeta de trabajo de mi ex, del que era mi marido entonces, porque cuando yo estaba con el proceso y tal, antes de que desarrollara el segundo linfoma, ¿no? Él me decía, te vas a enfermar porque es como, estás obsesionada con… estábamos pasando unos apurros económicos, de los cuales yo, claro, como que enfoqué en que la culpa era de él porque había tenido un impago y era… o sea, no nos entraba el dinero, eran para pagar sus deudas.

Y me pidió su tarjeta porque me dijo, le estás bloqueando el trabajo.

Y yo me quedé, digo, pero ¿cómo va a ser eso si tengo un niño recién adoptado y no tenemos para comer? ¿Cómo voy a estar bloqueando la entrada de comida y de alimento a casa? Y me dice, déjame la tarjeta aquí.

Y hacía con un láser pues el trabajo que él hacía de kinesiología y me decía, le estás bloqueando el trabajo.

Y aquel día yo me quedé impactada y le decía, si me estás diciendo que soy capaz de hacer esto, por Dios, a mí no estaría bien que me enseñan a manejarlo porque a lo mejor puedo generar algo positivo en vez de eso.

Y es el único toque que he tenido con este tema porque me asusta todo lo que es como lo que llamamos paranormal, no lo entiendo, no tengo esas percepciones así como muy claras, no sé si es por eso que decís que a lo mejor de pequeño ya te las cortan y después ya se quedan ahí bloqueadas.

Pero me choca, siempre me ha llamado el tema de la magia, de las barajas, del tarot, de todo esto, nunca me he metido hasta ahora ya de mayor.

Es decir que estoy estudiando astrología y ahí cuando me meto profundizo.

Y otra cosa que yo creo que tiene que ver con esto es el levantarse aterrorizado.

O sea, tú te despiertas y ya estás aterrorizado.

Entonces tengo que hacer el ejercicio de salir de ese terror, de decir, a ver, estás bien, da gracias, tienes salud, hace un día estás en una casa, tu hijo tiene salud, sabes, como darme mucha información positiva para no vivir la angustia económica.

Yo cuando entro en una angustia no entro en una, tienes un miedo, no, entro en pánico, en terror.

Y lo que decías de estar en el submundo, la sensación es de que no tengo aire, no tengo aire, o sea, me podría estar ahogando pensando que aquí no hay oxígeno y el espacio está abierto.

Has hecho una exposición de tu eje Lilith Priapo, tal cual, tal cual.

Es decir, fíjate lo que acabas de decir, ¿no? Tenemos una educación que divide el conocimiento de lo racional a través de medios racionales, pero del conocimiento espiritual hay una ausencia total en las familias actuales y en el sistema educativo.

O sea, no nos enseñan a manejar la mente, no nos enseñan a manejar la magia, no nos enseñan a comprender cómo hay energías en el mundo de todo tipo que se canalizan a través nuestro, ¿no? Entonces con Lilith Plutón ahí, el temor a lo paranormal, o la curiosidad y temor, o sea, curiosidad y temor, ¿no? Curiosidad y temor, es como Perséfone que ve el brote que sale del subsuelo y dice, ¿qué es Plutón? Sabe que es Plutón, que la está atrayendo, ¿no? Pero sabe que si entra obtendrá un conocimiento que no obtendría de ninguna otra manera.

Y este conocimiento me da la impresión de que te ayudará mucho en temas de salud.

Si tú podías tratar el tema, los temas, las dolencias que has tenido desde el punto de vista médico, ¿vale? Es decir, vas al médico y te sometes a tratamiento o bien, además, de forma complementaria, tu parte mental es totalmente soberana, la parte espiritual, la parte, digamos, el sentido que tú le das a la enfermedad es tan importante como el diagnóstico que te puede hacer un médico.

Si tú en un momento dado cercenas el sentido para que sea el médico el que le dé el sentido a través del diagnóstico y la terapia, no somos nada, no somos nada.

Hemos perdido la soberanía que podríamos tener, incluso estando enfermos.

Entonces yo creo que si te estás poniendo con el mundo de la astrología y un día te acabarás poniendo con el mundo de las energías, las energías sutiles, el método Silva o métodos de control mental que sirven para desarrollar precognición, ¿no? y el conocimiento de cosas ocultas, tu cuerpo irá reflejando que en la medida en que tú vas conociendo más de este tipo de cosas, tu cuerpo va reaccionando cada vez más positivamente.

Es lo que creo que va a pasar, o lo que creo que ya está pasando, porque si ya has dado el paso de interesarte por las ciencias simbólicas o las ciencias ocultas, es porque ya estás en un proceso imparable.

Me da la impresión, ¿eh? Augusto, agradezco que sea por ahí, porque hace poco alguien, hablándome de Lili, me decía, tú tienes que centrarte en lo físico, en el orden, en la alimentación, en todo lo que es, y digo, ahora mismo soy incapaz de ordenarme, si es que tengo en la casa seis…

¿Me permites entrar, me permites una postilla que no tiene por qué ver, igual sí que tiene que ver contigo, o igual no, no? Una de las cosas que ocurre es que cuando la persona confía demasiado en el tratamiento médico, del tipo que sea, tratamiento médico, y descuida la parte espiritual o la parte mental subjetiva, está promoviendo que la enfermedad todavía sigue ahí.

Vale, entonces, ¿qué ocurre? La persona cree, y además se lo han hecho creer, que con fármacos, con una operación, con irradiación, con quimioterapia o con lo que sea, la persona va a salir, ¿vale? Pero luego, ¿qué pasa? La persona se acostumbra a los fármacos, y cuando llega el momento de quitarse los fármacos, dejar de consumir, hay como una especie de síndrome de abstinencia, porque uno se ha acostumbrado a los fármacos.

Y entonces, para que veas que la enfermedad no es… o sea, Plutón no es la enfermedad, es… ¿Qué ocurre cuando el adicto a lo que sea, a drogas, alcohol o a fármacos, deja de consumir? Entra en una crisis.

¿Vale? Es decir, una persona que está habituada a afrontar el cuidado corporal desde la parte, digamos, estrictamente racionalista, o médica o científica, y no se ha metido en el plano espiritual, lo lógico es confiar del todo en la farmacopea y en las técnicas médicas, ¿no? Vale, bueno, sí.

Pero si no haces un proceso paralelo del descubrimiento de la parte espiritual y de la parte mental profunda, lo que ocurrirá es que quizás, con un diagnóstico y un trabajo mental, uno se evitaría tomar excesivamente fármacos.

¿Eh? Más fármacos de los necesarios.

Por ejemplo, hay una revista médica, que es redacción médica, que muchas veces informa de casos de intoxicación por fármacos, porque la persona ha ido tomando más fármacos, siendo obediente con las consignas médicas, y el médico ha habido un momento en que no sabía cuál era la acción del fármaco, porque tomaba tantos medicamentos, que dices, bueno, ¿cuál elimino? Entonces hay que ir a hacer pruebas.

Ahora vamos a eliminar este fármaco, ahora vamos a eliminar el otro.

Pero si por lo que sea, uno ha tomado fármacos para la tranquilidad, o sea, un derivado del opio, de los que se encuentran en farmacias, cuando deja de tomarlo, pues puede entrar en una crisis, en una crisis de abstinencia, ¿no? Entonces, claro, el tema es que las crisis de abstinencia son las crisis típicas de la persona que ha estado secuestrada por Plutón y decide salir de la cueva.

Claro, dices, cuando una persona entra en una crisis de estas, y no hace la lectura adecuada, se puede ver captada otra vez por los reinos de Plutón.

Es decir, cuando uno entra en síndrome de abstinencia, por la causa que sea, por fármacos, y entra en síndrome de abstinencia, dice, esto es buena señal, porque quiere decir que tu organismo está queriendo salir de la caverna en que ha estado, la caverna de Plutón, el subsuelo, el infierno, y ahora se va a preparar para otro infierno, que es su propio síndrome de abstinencia.

Pero si lo sabe atravesar, si lo sabe atravesar y se mantiene constante en su propósito, cuando sale de ahí, es una persona renovada, regenerada y transformada.

Totalmente.

Yo, el segundo linfoma, les dije que muchas gracias, pero que no quería su tratamiento, porque ya había visto que no funcionaba.

Y entonces busqué a través de las alternativas y fui cambiando de terapeuta, porque todos me volvían al alquimio.

Y tengo la prueba, soy la prueba viviente de que sales de un linfoma sin esa medicación.

Luego el tercero ya no, porque tenía un niño que había adoptado, ya no tenía el dinero para pagarme la medicina alternativa, y les dije, venga, haced lo que queráis, les dejé hacer de todo.

Pero me hicieron el autotrasplante que te barren toda la médula, no te dejan ninguna señal, ni siquiera de que hayas tenido enfermedades.

Y cuando me hicieron ponerme el calendario vacunal, les dije, bueno, aquí ya terminamos, ahora ya dejarme, que voy a buscar algo para mi sistema inmune que limpie toda esta porquería que hemos metido.

Y buscar también esa manera de eso que dices, la palabra obsesión es importante, porque yo cuando entro en una preocupación, me tenía notado de escucharte antes, como que el eje este, yo creo que en ambas partes una de las soluciones es dejar la preocupación.

Porque para mí es, o sea, la preocupación desde mi plutón es, puede pasar esto, y de repente empieza a sumarle cosas y cosas y cosas y de repente ya lo estoy viendo que es un monstruo gigante y horripilante, y ahora ya por lo menos lo detecto, pero antes era como que te aterrorizaba y te dejaba ahí.

Yo creo que eso que dices tú, ahora voy a quedarme con la imagen de que me lleva al inframundo, porque es como, digo, pero cómo puede que el niño falte cinco minutos y empieza, pues se lo ha llevado alguien y además se trata de niños y además y además y además y además, y al final el niño a lo mejor había avisado y no me había llegado el mensaje.

Está bien.

Patricia, muchísimas gracias, súper, muy fuerte tu ejemplo.

Muchas gracias a vosotros, a las hermastros.

Bueno, hay algunas preguntas que quedan aquí en el foro, pero esas las vamos a, en el chat las vamos a ir contestando a través del foro porque ya se nos acabó el tiempo, y entonces, bueno, es momento de dar cierre a este curso, que genera mucho entusiasmo por lo que veo.

Pero recuerden que todavía tienen el recurso del foro, ¿sí? Pura Magia dice Alicia, para desmenuzar de Jesús Gabriel, gracias por los encuentros.

Bueno, bueno, nos encantaría que nos cuenten su experiencia, cómo lo vivieron y qué les parece que tenemos que mejorar todavía a través de la encuesta que van a estar recibiendo.

Y nuevamente, gracias Jesús Gabriel por pensar la astrología y abrirnos nuevas perspectivas.

Bueno, nos seguimos viendo a través del foro, ¿sí? Bueno, ha sido un placer, muchas gracias por promover esta actividad, María, y a vosotros y vosotras por la participación, la cooperación y por vuestro conocimiento.

Muy bien.

María, una pregunta.

¿Cuánto tiempo van a estar los vídeos para poderlos escuchar? Varios meses, varios meses, no te preocupes por eso.

Nosotros siempre decimos, ponemos un tiempito, pero finalmente nos dejamos más tiempo del estipulado, así que no hay ninguna preocupación.

Chao María Jesús.

Chao, chao todo el mundo.

Gracias Jesús.

Chao, chao, gracias.

Siempre se hace corto, es cierto.